Command Medical, empresa de capital estadounidense dedicada a la manufactura de dispositivos médicos, inició operaciones en Nicaragua en el año 2005. Esta es una de las principales empresas que manufactura dispositivos médicos bajo el régimen de zonas francas de Nicaragua.

David Slick, presidente de la empresa, ha resaltado el papel que juega la mano de obra nicaragüense en el éxito de este tipo de empresas, destacando su alta productividad. Slick también ha señalado que la baja rotación y ausentismo son factores que resultan clave para el buen funcionamiento de esta industria. De igual manera, ha mencionado el tema de la educación como un factor determinante al momento de elegir un nuevo destino de inversión: “La gente en este país es educada; todo el que trabaja en la fábrica posee al menos un título de bachiller; son productivos y tienen una gran habilidad y deseo de aprender cosas nuevas”.