LANCO, empresa de manufactura de pinturas de origen puertorriqueño, instaló operaciones en Nicaragua en el año 2007. La empresa nace como un centro de distribución en una pequeña bodega la cual ha evolucionado a una planta de distribución de clase mundial, empleando a más de 100 personas. 

“Para nosotros PRONicaragua es una institución donde nos indican qué camino seguir. Para un proyecto como el de LANCO, son tantos los detalles que hay que cuidar y, PRONicaragua, con un staff muy bueno, de clase mundial, nos ayudaron a interconectar rápidamente con los actores gubernamentales. Cuando iniciamos la planta no tenía energía y, ¿cómo vamos a tener un monstruo de planta sin energía? Es ahí cuando tocamos por primera vez las puertas de PRONicaragua y fuimos atendidos por un staff dispuesto a solucionar el problema. La respuesta fue una solución realmente sorprendente, donde se decidió montar una subestación eléctrica para alimentar una zona que al final se vio beneficiada por esta iniciativa.