Command Medical, una empresa de capital norteamericano, dedicada a la manufactura de dispositivos médicos desechables, inició sus operaciones en Nicaragua en 2005. Es una de las empresas principales que manufacturan dispositivos médicos bajo el régimen de zona franca en Nicaragua.

David Slick, Presidente de Command Medical, resaltó el importante rol que juega la fuerza laboral Nicaragüense en el éxito de este tipo de empresas. Él reconoció la educación como un factor clave a la hora de escoger un nuevo destino de inversión: “La gente en este país están bien educadas, todos los que trabajan en la fábrica tienen al menos una licenciatura; son productivos y tienen gran habilidad y deseo para aprender cosas nuevas."