Nicaragua atendió 50 cruceros en 2016, 31.6% más que en 2015

Turismo. Según el Intur, el año pasado desembarca-ron 62,517 cruceristas y 32,826 recorrieron algunos lugares turísticos del país.


Cincuenta y nueve cruceros pasaron por Nicaragua en 2016, según el Boletín de Estadísticas de Turismo Año 2016, del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur). De ellos, 50 fueron atendidos por las autoridades y las empresas del sector  del país.

De acuerdo con el informe, colgado recientemente en el sitio web del Intur, el año pasado hubo un crecimiento importante tanto en la llegada de cruceros (34.1%) como en el número de cruceros atendidos (31.6%), la cantidad de visitantes que decidieron desembarcar (35.2%) y los cruceristas que recorrieron algunos destinos turísticos del país (28.2%).

El informe detalla que más de 62,500 cruceristas, entre pasajeros y tripulantes, desembarcaron en tierras nicaragüenses, 35.2% más que en 2015, cuando solo descendieron 46,235 personas.

Antonio Armas, presidente de la Asociación Nicaragüense de Turismo Receptivo (Antur) y gerente general de la turoperadora Nicatrama, reconoció que “sí se ha estado comportando muy bien el segmento de cruceros”.

Para Armas, el crecimiento en la llegada de cruceros a Nicaragua “se debe al esfuerzo que se ha hecho entre el sector público y el privado en la promoción del país como destino del segmento de turistas de cruceros”.

“Por ejemplo, se asiste a ferias internacionales, muy famosas, en Florida, en Roatán, en la Riviera Maya (México). Ahí está presente siempre Nicaragua. Además, está el excelente trabajo que se ha hecho como empresas (turoperadoras) en el movimiento de los turistas en el territorio nacional. No se han dado percances en los tours”, refirió el experto.

EXCURSIONISTAS 

En 2016, 32,826 cruceristas visitaron distintos destinos turísticos del país, lo cual significó un crecimiento de 28.2% con respecto a 2015, cuando solo 25,611 de los viajeros decidieron adentrarse en Nicaragua.

¿Qué hacen los excursionistas de cruceros en el país?

“En el caso de San Juan del Sur, los excursionistas visitan el pueblo de San Juan del Sur, algunos atractivos, como el canopy de Flying Frog, van al Cristo de la Misericordia. Hay de seis a siete tipos de tours. Otros llegan hasta el parque eólico Amayo, van hasta el volcán Mombacho, Granada, y algunos vienen hasta Managua, al Puerto Salvador Allende”, describió el empresario turístico.

Dijo que los cruceristas que llegan al puerto de Corinto visitan los destinos turísticos de occidente: León y Chinandega. “Algunos van al tour Flor de Caña y van a ver exhibiciones ecuestres a la hacienda El Cortijo, en Chinandega”, contó Armas.

Roberto Darce, expresidente de la Asociación de Guías de Turismo de Nicaragua (Asogturnic), destacó que la llegada de más cruceros a Nicaragua no solo tiene un valor importante en la generación de divisas para el país, sino que también permite la promoción “boca a boca” de las bellezas naturales y atractivos turísticos nicaragüenses.

Darce recordó que los cruceristas compran artesanías, usan medios de transporte, comen en los restaurantes y contratan guías turísticos, y todo eso genera recursos al país.

INVERSIÓN

Antonio Armas, de Antur, dijo que un atracadero en San Juan del Sur impulsaría grandemente la llegada de cruceristas a Nicaragua. 

“Si nos fijamos en las estadísticas, San Juan del Sur se ha mantenido (con los mismos cruceros) y el que va creciendo es el puerto de Corinto, porque ahí atracan los cruceros de manera directa en el puerto. En San Juan del Sur no. Se tienen que bajar en ténder para poder atracar en el muelle”, explicó Armas.

El presidente de Antur afirmó que en los planes del Gobierno está contemplado que para los próximos dos años se construya el atracadero en San Juan del Sur para recibir más cruceristas.

De hecho, las estadísticas refieren que aunque al país llegaron 59 cruceros, solo 50 fueron atendidos.

A San Juan del Sur llegaron 30 de esos barcos, pero solo 21 fueron atendidos.

En cambio, a Corinto llegaron 27 y a Corn Island dos, y todos fueron atendidos.

“A veces no se atienden por cuestiones climáticas. El capitán (del barco) decide no bajar por asunto de los vientos. Eso solo pasa en el caso de San Juan del Sur. Entonces, esos cruceros no se pueden atender. Se quedan en el mar, esperan un tiempo para ver si el viento se calma, pero si no se calma el capitán mantiene la orden de no bajar ni un solo ténder y se va. Entonces es un crucero no atendido”, señaló Armas.

Cuando los turistas de un crucero no desembarcan, los turoperadores incurren en pérdidas, porque estos se preparan con anticipación para atender a los excursionistas, aseveró el presidente de Antur.

EL TURISMO

En 2016, según el Intur, llegaron 1,504,414 turistas extranjeros a Nicaragua, los que dejaron divisas por el orden de los US$642.1 millones.

De acuerdo con Intur, el turismo en 2016 representó el 28.8% de las exportaciones de mercancías del país, superando a productos como la carne y el café.


Publicado por El Nuevo Diario