Nicaragua conquista a las estrellas de Hollywood


Publicado por Forbes México

El lujo es uno de los segmentos turísticos que más crecen en el mundo, y Nicaragua no pretende quedarse atrás, por lo que diferentes empresarios quieren incrementar el número de celebridades, millonarios e inversionistas que, cada año, llegan aquí para disfrutar las bellezas naturales.

Desde hace tres años, el norteamericano Chris De Pew, presidente de NicaTravel, se ha dado a la tarea de traer al país sólo “personalidades” y gente adinerada. Sus más recientes mercados son Hollywood y Beverly Hills.

Pero entrar a este mercado no es fácil. “Nosotros tenemos contacto en esas esferas; les hacemos cenas exclusivas, donde les regalamos un puro, quizá de 100 o 200 dólares; compartimos refrescos elaborados con frutas exóticas, como pitahaya y calala o un buen chocolate, para luego hablarles del país donde se producen éstos. Hacemos que se enamoren de Nicaragua antes de venir, llevando la cultura nicaragüense a ellos”, explica De Pew.

Sin embargo, las maravillas del destino no son suficientes para convertirlo en un polo de turismo de lujo, pues carece de caminos, infraestructura y un servicio que satisfaga los estándares de calidad de los visitantes VIP, añade.

Comenta que la firma que representa, lleva a los viajeros de lujo a las costas del Pacífico de Nicaragua, específicamente a Rivas, donde están los desarrollos costeros de mejor calidad: “Pero, en el norte y el Caribe, no hay productos. El Caribe es bello y podría encantar a las celebridades, pero llegar ahí es duro”.

Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), asegura que también es necesario trabajar para tener vuelos directos de Europa: “Somos el único país del área que no los tiene”.

Por otro lado, Raúl Calvet, presidente de Calvet & Asociados, consultores en desarrollo inmobiliario, hotelería y turismo, puntualiza: “El acceso al mercado de lujo es más difícil que invertir en el mismo producto”.

No obstante, sin dar a conocer los nombres, dice que, dentro de tres años, Nicaragua podría desarrollar dos proyectos de lujo en zonas montañosas del norte, con tarifas de 2,000 dólares la noche.