7 de agosto, 2020

Nicaragua aumentó en un 14 por ciento sus exportaciones entre enero y mayo de 2020, liderando el crecimiento de la región, de acuerdo con el último informe de comercio internacional de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). A nivel regional, el comercio de bienes cayó un 17 por ciento en este periodo.

En la región solo cuatro países, todos centroamericanos, aumentaron sus exportaciones en el periodo: Nicaragua (14%), Guatemala (3%), Honduras (2%), y Costa Rica (2%). De acuerdo con el informe, Nicaragua se benefició del alza del precio del oro y de los volúmenes exportados de productos agrícolas y agropecuarios (café, caña de azúcar, frijoles, tabaco, entre otros). Costa Rica se vio beneficiada por el aumento de la demanda de dispositivos médicos para enfrentar la pandemia, especialmente en los Estados Unidos. Por su parte, Guatemala y Honduras aumentaron sus exportaciones de equipos de protección personal, especialmente mascarillas, y de productos agrícolas. 

Parte de la resiliencia económica de estos países se explicaría por la importancia de los intercambios dentro de la propia subregión, que contribuyen a amortiguar la menor demanda en sus socios extrarregionales. Centroamérica exhibe el mayor coeficiente de comercio intrarregional en América Latina y el Caribe, que en 2018 alcanzó el 29,8% (CEIE, 2019).

Las importaciones, en tanto, se redujeron en todos los países en este mismo período (-17,1% en valor promedio regional), por la profunda recesión por la que atraviesa la región. Particularmente preocupante resulta la contracción de las importaciones de bienes de capital y de insumos intermedios (-14,5% y -13,6%, respectivamente), que afectará la tasa de inversión y comprometerá la recuperación, advierte el reporte.

La CEPAL advierte que el comercio latinoamericano caerá en un 23 por ciento en todo el 2020 y que será crucial profundizar la integración regional en un contexto económico tan incierto. Para ello se requiere impulsar cadenas de valor regionales en sectores estratégicos aprovechando la escala que ofrece un mercado de 650 millones de habitantes, promover la agenda de "comercio sin papeles" y un mercado común digital, reducir la vulnerabilidad de la región ante shocks externos, y generar una interlocución más simétrica con Estados Unidos, China y Europa.