Garantías Legales a la Inversión

Las garantías para la inversión y el desarrollo de negocios tienen la clasificación más alta, ya que forman parte de la Constitución Política del país.

En Nicaragua, el derecho a la propiedad privada es protegido por nuestra Constitución en el artículo 5, “Principios de la Nación Nicaragüense”. También, la Constitución Política del país establece las garantías legales para que los extranjeros obtengan los mismos derechos que los nicaragüenses, así mismo adquirir y poseer una propiedad privada.

La Ley de Promoción de Inversiones (Ley 344) ofrece a inversionistas garantías fundamentales como:

  • Libre convertibilidad de monedas.
  • Libre Expatriación de Capital: Los inversionistas extranjeros tienen garantizado el disfrute de las transferencias de fondos al extranjero
  • No hay monto mínimo o máximo de inversión.
  • Depreciación acelerada de bienes de capital
  • Acceso a financiamiento disponible en bancos locales, de acuerdo a sus términos y condiciones de aprobación
  • Protección de la Propiedad y Seguridad
  • No hay discriminación hacia inversionistas extranjeros
  • 100% de propiedad internacional permitida.

Adicional a la Ley de Promoción de Inversiones Extranjeras, Nicaragua ha firmado hasta 20 acuerdos bilaterales para protección a la inversión con varios países del Norte, Centro y Sur América, así como Europa y Asia.

El país ha firmado varios tratados para la resolución alternativa de conflictos, entre ellos:

  • Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI)
  • Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (OMGI)
  • Corporación de Inversiones Privadas en el Extranjero (OPIC, por sus siglas en inglés)
  • Comisión de las Naciones Unidas para el derecho mercantil internacional (UNCITRAL, por sus siglas en ingles / Convención de Nueva York 1958)
  • Convención Interamericana de Arbitraje Comercial Panamá

Adicionalmente, la Ley de Mediación y Arbitraje (Ley 540) regula dos métodos alternos a la vía judicial para solucionar de manera expedita cualquier tipo de controversia que resulte de las relaciones contractuales.