Nicaragua es reconocida por su clima tropical y tierras fértiles ideales para el uso agrícola y forestal. La combinación de tierras fértiles disponibles a precios competitivos, aunado a un clima favorable y abundantes recursos hídricos, brindan el escenario óptimo para el establecimiento de operaciones de producción agrícola.