Las Zonas Francas de Nicaragua se han convertido en un sector de inversión sumamente atractivo para las operaciones orientadas a la exportación.