Con una infraestructura de rápido desarrollo, una fuerza laboral joven y talentosa y una estrategia nacional orientada al crecimiento, Nicaragua se ha convertido en un destino de inversiones ideal para todos.