Nicaragua cuenta con diversas características y beneficios que lo han convertido en uno de los países más atractivos dentro de la región para la inversión extranjera; dentro de las cuales destacan su economía estable y en crecimiento, sus altos índices de seguridad ciudadana, su infraestructura de rápido desarrollo, sus atractivos incentivos fiscales, entre otros. Dentro de estos elementos, uno de los factores más importantes y de mayor relevancia que hacen que Nicaragua sea considerada un lugar ideal para invertir es su fuerza laboral.

La fuerza laboral se define por el total de personas, tanto empleadas como desempleadas, que están disponibles para actividades laborales y productivas en un país; es decir, el total de mano de obra disponible con el que cuenta el país. Asimismo, la fuerza laboral constituye uno de los activos más importantes del cual puede disponer una nación, debido a la importancia y la influencia directa que tiene este factor en el desarrollo económico de un país.

En Nicaragua la fuerza laboral es joven y dinámica, es conocida por su flexibilidad y alta productividad, con buenos hábitos de trabajo, una gran capacidad de aprender rápidamente y bajas tasas de absentismo y rotación. Esto representa una ventaja competitiva muy positiva para el país, resaltando algunos indicadores como: 

- 74% de la población es menor de 40 años

- 4.1 millones de personas en la fuerza laboral en 2020

- 21,200 nuevos profesionales en 2020

- 723,000 empleos formales (promedio 2020)

En términos demográficos, la población de Nicaragua se caracteriza por su juventud. De acuerdo con las estadísticas del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE), se estima que Nicaragua cuenta con una población total aproximada de 6.5 millones de habitantes, de los cuales el 61 por ciento de esta población se encuentra en el rango de edad entre 15 a 60 años, quienes componen a su vez la población en edad para trabajar. Contar con un alto porcentaje de la población en edad para trabajar representa una ventana de oportunidad para un mayor crecimiento económico y una reducción de la pobreza a través del bono demográfico.

Así mismo, es importante destacar el nivel de educación presente en la mano de obra nicaragüense. El Consejo Nacional de Universidades (CNU) ha estimado una inscripción total de más de 125,664 estudiantes en los diferentes institutos de educación superior. Adicionalmente, los resultados de un estudio realizado por PRONicaragua sobre la población bilingüe mostraron que para 2016 había casi 22,558 estudiantes aprendiendo el idioma inglés en centros de idiomas públicos y privados, lo cual demuestra el alto interés en aprender un idioma adicional.

La competitividad del capital humano de Nicaragua también es altamente valorado por los inversionistas establecidos en el país. David Slick, Presidente de Command Medical, resaltó el importante rol que juega la fuerza laboral nicaragüense en el éxito de las empresas, reconociendo la educación como un factor clave a la hora de escoger un nuevo destino de inversión: “La gente en este país está bien educada, todos los que trabajan en la fábrica tienen al menos una licenciatura; son productivos y tienen gran habilidad y deseo para aprender cosas nuevas." Así mismo, Henry Ordonez, Vice Presidente de Operaciones de IBEX destaca que: "Nicaragua cuenta con grandes ventajas competitivas para el sector, como la accesibilidad a una fuerza laboral bilingüe altamente educada."

Para más información contáctenos a pr@pronicaragua.gob.ni